CAPÍTULO 6: Puntos de vista y argumentación en los textos de estudio

IMAGEN 58

Este capítulo

En los dos capítulos anteriores, hemos desarrollado las características de las explicacio­nes, que es la secuencia predominante de los textos de estudio. En este capítulo, nos proponemos señalar que las explicaciones corresponden a puntos de vista o modos de enfocar el conocimiento. Esos puntos de vista, muchas veces, están apoyados por razo­nes o argumentos. Identificar quiénes sostienen los distintos puntos de vista y cuáles son los argumentos que usan para sostenerlos es una herramienta para leer este tipo de textos.

Preguntas de descubrimiento

1. Después de leer este artículo, intente responder las preguntas que aparecen a continuación.

IMAGEN 59

a) ¿Usted cree que en este texto hay opiniones? ¿Cómo se dio cuenta?

b) ¿Qué se dice de los videojuegos en general? ¿En qué parte del texto lo dice?

c) El videojuego “Food Forcé”, ¿está criticado o defendido? ¿Qué razones se dan?

Gran parte de los discursos que circulan en la sociedad dan opiniones, y quieren convencer a los que escuchan o a los que leen para que acepten o compartan esas formas de pensar. Las opiniones, en realidad, constituyen puntos de vista, perspectivas, formas de considerar un problema, una situa­ción, un tema.

Ahora bien, para convencer, las opiniones tienen que estar sostenidas por argumentos. Es decir, por razones en las cuales se apoya ese punto de vista.

Por ejemplo, en el texto de la consigna anterior se explica en qué consiste el videojuego Food Forcé y también se da una información sobre el hambre en el mundo. Pero la finalidad del texto no es tanto comunicar esa información, sino opinar acerca de ella. En primer lugar se opina de los videojuegos en general: “resultan peligrosos” y se expresan las razones: “Tienen temáticas decididamente inconvenien­tes e inapropiadas para los menores: pornografía, violencia, terrorismo, xenofobia, drogas, expresiones groseras o de odio y racismo”. Sin embargo, en contraste, se expresa una opinión favorable acerca del juego Food Forcé. Ese punto de vista se apoya en argumentos o razones: “Exalta valores nobles y despierta en la juventud el interés por temas con fuerte impacto social”.

En síntesis: muchos temas[1] son opinables, es decir que dan lugar a que existan distintos puntos de vista sobre ellos. Y para convencer de que el punto de vista es el más adecuado se dan argumentos o razones que lo apoyan.

Las opiniones aparecen en diversos textos: en las críticas (de cine, de música, de libros), en los llamados “artículos de opinión” de los diarios, en algunas de las cartas de lectores, en los artículos editoriales. En cambio, en los textos de estudio no aparecen opiniones personales, pero sí aparecen puntos de vista. Los conocimientos se presentan desde diferentes puntos de vista, y se dan razones o argumentos que justifican ese modo de enfocar un tema. Es decir que no se trata de opiniones como en las críticas de cine, sino de posiciones, perspectivas, modos de considerar un tema científico.

Los puntos de vista en los textos de estudio

En capítulos anteriores, cuando desarrollamos las explicaciones, nada se dijo acerca del punto de vista con que está considerado el conocimiento que trasmiten. Con respecto a los puntos de vista, en los textos de estudio, pueden darse varios casos:

  • Un caso: las explicaciones presentan el conocimiento como indiscutible.

El tema está tratado con aparente objetividad sin que aparezca explícitamente el punto de vista del autor. En estos casos, el conocimiento no aparece problematizado, sino que simplemente es comunicado al lector como incuestionable o indiscutible,[2] como un conocimiento que no admite otra forma de ser considerado.

El que sigue es un ejemplo que usted ya ha leído en el capítulo anterior. Como observará, se trata de una explicación en la cual el punto de vista del autor no aparece y por lo tanto se comunica un conoci­miento con aparente objetividad.

LOS SERVICIOS

El trabajo, cuando no está destinado a la creación de bienes, esto es de objetos materiales tal como el efectuado por un agricultor o un albañil, se canaliza en la producción de servicios. El trabajo de servicios puede estar relacionado con la distribución de productos, como el efectuado por un agente de ventas o un dependiente: con actividades que satisfacen nece­sidades culturales, como las realizadas por un profesor o un artista de cine, un escritor o un cantante: o con otros tipos de actos, tales como los servicios que ofrece un banco o una compañía de seguros. Todas estas actividades constituyen lo que se denomina servicios.

Samuelson, P. y Nordhaus, W., Economía, Barcelona, Me. Graw Hill, 1999, p. 7.

  • Otro caso: la explicación muestra un tema tratado desde varios puntos de vista (por distintas teorías o autores) y por lo tanto el tema es presentado como discutible por pensadores y científicos.

Se trata de que el lector sepa que ese tema ha sido considerado por distintos pensadores y/o científi­cos y que ha sido estudiado desde varias perspectivas. El autor puede simplemente presentarlas o bien, además, puede exponer su propio punto de vista.

En el ejemplo siguiente, hemos destacado ciertas partes que permiten ver los distintos puntos de vista con que está enfocada la explicación: a) presentación del tema; b) mención de cada una de las disciplinas que han tratado ese tema; c) presentación del punto de vista o enfoque de cada disciplina; d) desarrollo de cada punto de vista; e) punto de vista de las autoras del texto.

Como ustedes podrán observar, en este caso el uso de la primera persona del plural (“creemos”) es el indicio de que las autoras del texto presentan su propio punto de vista.

IMAGEN 60

IMAGEN 61

  • Otro caso: en la explicación se cuestiona un conocimiento ya establecido y el autor lo mues­tra como insuficiente o insatisfactorio.

No se trata solamente de mostrar distintas perspectivas, sino de desarrollar y defender un enfoque determinado, un punto de vista que cuestiona lo establecido. El autor del texto hace explícita su postura ante el tema que desarrolla.

En el ejemplo que sigue, hemos destacado ciertos segmentos donde: a) se presenta un tema, un concepto, un enfoque que luego se cuestiona en el mismo texto; b) se dice la razón o razones (argumen­tos) por las cuales se lo cuestiona; c) se expone el punto de vista que proponen los autores y se desarrolla una argumentación para sostenerlo.

IMAGEN 62

En síntesis, en los textos de estudio los lectores pueden encontrar:

  • Desarrollo de una explicación. Los temas se presentan desde un punto de vista aparentemente objetivo, sin confrontar con otros autores y sin presencia explícita del punto de vista del autor.
  • Desarrollo de explicaciones y argumentaciones. Se presentan varias teorías, enfoques o pun­tos de vista sobre un tema, y también los aigumentos con los que se sostienen esos puntos de vista. En estos casos el conocimiento aparece como discutible por parte de los científicos, espe­cialistas en el tema, y el punto de vista del autor puede estar expresado o no.
  • Desarrollo de una argumentación. Contrariamente al caso anterior, se presenta un tema desde un punto de vista y el autor del texto lo cuestiona o lo rechaza. En estos casos, los autores desarrollan argumentos para sostener su punto de vista propio.

IMAGEN 63

Trabajos prácticos de aplicación

2. Luego de leer estos cuatro fragmentos, trate de responder las preguntas que están a continuación:

Fragmento A

Por lo que hace referencia a las nuevas tecnologías, qué duda cabe de que la nueva sociedad informatizada supondrá un cambio muy importante en el uso de los medios de comunica­ción. El videotexto, el teletexto, etc., producirán una notable alteración del ecosistema co­municativo. Lo que es más difícil es determinar las características de este cambio. Hay opiniones divergentes. Por un lado se apunta (Mosco, V., 1986) que las nuevas tecnolo­gías se van a utilizar para justificar la continuación de la dominación del capitalismo transnacional. Por otra parte se habla de una computopía (Masuda, Y, 1984) como una fase superadora del capitalismo actual. […]

Enzensberger (1974, p. 43) establecía un resumen sobre el uso represivo y emancipador de los medios. Con las nuevas tecnologías es posible que las diferencias entre los poseedores de información y los no poseedores aumenten. Sin embargo, me atrevería a afirmar que al igual que con los actuales medios de comunicación se producirán funciones y disfunciones.

Alsina, M. R., La construcción de la noticia, Barcelona, Paidós, 1993, pp. 73-74.

Fragmento B

Categorías de políticas del gobierno nacional de Estados Unidos

El gobierno nacional, con el paso del tiempo, ha ido tomando nuevas funciones y responsa­bilidades para dar adecuada respuesta a crisis, cambios tecnológicos, demandas de la ciu­dadanía y presiones políticas.

Seis categorías sustantivas pueden ser útiles a los efectos de ordenar el alcance de las políticas del gobierno nacional.

Política exterior y defensa: las más antiguas funciones del gobierno nacional son la conduc­ción de las relaciones con otras naciones y el mantenimiento de la seguridad física de la nación ante amenazas exteriores. Las relaciones con el tercer mundo, comercio exterior, relaciones económicas internacionales, el uso de tropas norteamericanas en el extranjero y el debate sobre la razonabilidad y el costo del sistema armamentístico son temas que for­man parte de esta categoría de políticas del gobierno nacional. Un signo de la importancia de la función militar es que el gobierno nacional de Estados Unidos gasta más de un cuarto de su presupuesto anual en la defensa nacional.

A.A. V.V. Ciencia política. Material de cátedra, Buenos Aires, p. 109.

Fragmento C

Dos de las más útiles interpretaciones acerca de quién hace las políticas públicas la proveen el elitismo y el incrementalismo. El elitismo sostiene que las decisiones sobre políticas públicas son hechas por grupos de individuos relativamente pequeños en su propio interés. Esta teoría toma distintas formas según quién esté incluido en la élite. Ciertos elementos de la “mass media”, los grandes empresarios y los militares han sido reflejados como comprendidos en la élites. El pluralismo considera que las decisiones sobre políticas públicas son el resultado de las luchas entre grupos contrapuestos más que de una élite. Los grupos representan diversos intereses en la sociedad y presionan por decisiones que den respuestas a tales intereses. Las políticas, según esta concepción, no son determinadas por una única conjunción de valores, como sostiene el elitismo, sino por un conjunto de valores en conflicto que surgen de distintos grupos.

A.A. V.V. Ciencia política. Material de cátedra, Buenos Aires, p. 103.

Fragmento D

Usualmente se han asociado las modernizaciones en educación, en general, y en las escuelas, en particular, a la incorporación de nuevas producciones tecnológicas. Parecería que incluir las producciones recientes en el mercado (léase informática, telemática, correo electrónico, videodiscos interactivos, hipertextos, multimedia, CDRom, realidad virtual, etc.) eleva la escuela al estatus de “moderna” y es suficiente motivo para alguna reforma curricular. Esta asociación, que se nos presenta como “natural”, está arraigada en nues­tros prejuicios y es histórica. Estos mitos de la innovación y de la modernización pedagó­gica a partir del uso de la tecnología en las aulas merecen -de frente al siglo XXI- una revisión. Es propósito de este capítulo incursionar en las raíces hitórico-sociales que origi­naron esos prejuicios y analizar estas preconcepciones desde una perspectiva crítica, con el fin de desmitificarlas, acceder a otros significados y plantear nuevos interrogantes.

Litwin, E. (comp.), Tecnología educativa, Buenos Aires, Paidós, 1995.

a) ¿En cuál de los fragmentos anteriores se desarrolla una explicación desde un punto de vista aparentemente objetivo?

b) ¿En alguno de los fragmentos se exponen varios puntos de vista sobre un tema?

c) ¿En qué fragmentos aparece explícitamente el punto de vista del autor? ¿Cómo se dio cuen­ta? ¿Ese punto de vista está de acuerdo o en desacuerdo con otros?

Algunos indicios para encontrar puntos de vista

En los textos existen expresiones que indican la presencia de diferentes puntos de vista o enfoques de un tema. Algunas de ellas son las siguientes:

  1. Palabras que indican que existen o han existido puntos de vista sobre un tema: debate, disputa, controversia, controversial, etc.
  2. Palabras o fórmulas que presentan puntos de vista de diferentes autores: como dice …., como afirma …. según…., de acuerdo con…. etc.
  3. Palabras o fórmulas que presentan puntos de vista que corresponden a distintas épocas: en el siglo XVIII…, en al actualidad…, etc.
  4. Palabras o expresiones que distribuyen la información (conectores): por un lado…, por otro finalmente…, según.
  5. Expresiones que indican presencia de puntos de vista o perspectiva: desde esta perspectiva…, este enfoque…, esta óptica…, este modo de considerar…, la teoría…, las investigaciones…, etc.
  6. Verbos que indican que se emite opinión: afirmar, sostener, creer, considerar, decir, etc.
  7. Palabras que manifiestan el rechazo de un punto de vista: conduce a engaños…, es engañoso el mito de…, merece revisión…, ilusión…, etc.
  8. Palabras que manifiestan la adhesión a un punto de vista. Todo tipo de adjetivos elogiosos sobre una perspectiva determinada: acertada, adecuada, excelente, etc.

IMAGEN 63B

En los ejemplos siguientes, hemos destacado algunas de estas palabras:

La preocupación en torno al conocimiento no estuvo centrada en los mismos interrogantes a lo largo de la historia. En la Antigüedad la pregunta sobre el conocimiento estaba rela­cionada con la interrogación sobre la realidad y el ser. En la época moderna la preocupa­ción por la fundamentación y la construcción del conocimiento se constituyeron en el eje central de los debates filosóficos. Un principio rector del pensamiento científico moderno ubicaba la razón, guiada por una metodología rigurosa, como la vía de acceso a los conoci­mientos verdaderos. En la actualidad, la hermenéutica concibe al lenguaje como el crea­dor tanto del yo como de la realidad. En esta concepción dentro de cada universo lingüístico estarán dados los parámetros simbólicos que permiten construir y validar los conocimientos.

Lodieu, M.T., Psiología. Objeto y método, Buenos Aires, Eudeba, 2004, p. 8.

La política económica radical

¿Cuál fue la política llevada a cabo por el gobierno de Irigoyen frente a esta realidad econó­mica? Se la describe generalmente como una continuidad de la visión conservadora con algunas modificaciones que, sin embargo, podían ser prontamente revertidas. Una inter­pretación actual de la economía radical pone el acento en el sentido social de las medidas adoptadas por Irigoyen. Según este enfoque, lo novedoso en sí fue el intento de lograr una equitativa distribución de las ganancias globales y atenuar los efectos de las fluctuacio­nes entre oferta y demanda mundial sobre el nivel de vida de la población, sin alterar un modelo económico que en el concepto de la época prometía un progreso indefinido.

Introducción al Conocimiento de la Sociedad y el Estado, Módulo único, Buenos Aires, Eudeba, 2001, p. 292.

La psiquiatría -según el doctor Szasz- es un fenómeno de segregación social, un invento de los psiquiatras, que son los modernos cazadores de brujas; la psiquiatría es un nuevo ins­trumento sibilino de dominación por parte del Establishment o por parte del Estado Totalita­rio; el psiquiatra substituye al verdugo, el “loco” al hereje, el sanatorio mental al campo de concentración. Cambian los métodos pero permanece la violencia. Se alimenta el círculo vicioso de la agresividad latente, de la sobrerrepresión innecesaria. Para justificar su punto de vista Thomas S. Szasz lleva a cabo un estudio comparativo entre la inquisición y ciertas prácticas de la psiquiatría, mostrando los ingredientes represi­vos de la primera, elementos que pasarán a nuestros días arropados con una terminología pretendidamente científica.

Szasz,!”., La fabricación de la locura, Barcelona, Ed. Kairós, 1974 (Contratapa).

Reflexiones sobre Emile Durkheim y la elaboración de la noción de hecho social Introducción

[…]

Una de las disputas más célebres en el terreno del pensamiento social es la entablada entre colectivistas e individualistas; es decir, entre aquellos que consideran que la exis­tencia de patrones sociales son previas a cualquier acción social y, en este sentido, todo acto individual se inscribe dentro de una estructura ya existente; y aquellos que susten­tan que la sociedad no es más que el emergente de la agregación de múltiples actos individuales desarrollados por actores […]

El sociólogo francés Emile Durkheim (1858-1917) ha hecho de toda su obra una ocasión para reflexionar profundamente sobre estos temas. En ese fructífero trajín fue elaborando y sosteniendo con notable coherencia una singular concepción de la sociedad como una entidad superior con capacidad de imponerse sobre las acciones y los pensamien­tos de los hombres individuales.

Lifszyc, S. Sociología. Unidad 2: Los hechos sociales, Buenos Aires, Gran Aldea, 2001, p. 73-74.

Trabajo práctico de aplicación

3. Trate de encontrar algunas de las expresiones que indican la presencia de puntos de vista en los fragmentos siguientes.

Fragmento A

Evolución histórica del acontecimiento

No siempre a lo largo de la historia de la comunicación los medios de comunicación han tenido en cuenta el mismo tipo de acontecimientos sociales.

Sierra Bravo (1984, p.197) señala que “se puede entender como acontecimientos sociales los hechos de trascendencia social que acaecen en un momento determinado del tiempo. Se diferencian pues de los acontecimientos en general en la necesidad de que presenten una trascendencia social”. El problema de este enfoque se plantea a la hora de definir qué se entiende por “trascendencia social”.

Tudesq (1973) apunta el carácter subjetivo de lo que se entiende por “acontecimiento” y cómo a lo largo de la historia de la comunicación se modifica la naturaleza misma del acon­tecimiento. Este autor diferencia tres períodos.

También Fernand Terrou (1970) al explicar la evolución de los medios de comunicación distingue tres períodos.

Alsina, M. R., La construcción de la noticia, Barcelona, Paidós, 1993, pp. 83-84.

Fragmento B

El planteo vigotskyano quiere construir un nuevo estatuto para la psicología, desde la pers­pectiva marxista, a partir de la discriminación de los procesos mentales elementales inhe­rentes a la vida animal y las formas superiores del comportamiento humano que resultan de la utilización de instrumentos culturales. Plantea fuertes críticas a los enfoques elementalistas por el reduccionismo que implica el estudiar los procesos psicológicos como si fueran “esta­dos” de la conciencia. Introduce formas nuevas para pensar el abordaje de lo mental a partir de elaborar un nuevo método que explique la construcción de las funciones psicológicas y no su estado final en el adulto. Es así como se instala un debate en torno a la validez de los modelos descriptivos frente a los modelos explicativos […] Colombo, M. E. y Stasiejko, H. Psicología. La actividad mental, Buenos Aires, Eudeba, 2000, pp. 11-13.

4. En el fragmento que sigue, identifique un punto de vista acerca del peronismo y las pala­bras que indican que el autor está a favor o en contra de ese punto de vista.

Argentina pos 1955: una comunidad política desarticulada

[El derrocamiento del gobierno peronista en 1955 hizo que] muchos antiperonistas compar­tieron la noción, un tanto ingenua, de que los peronistas habían sido convertidos a ese credo político mediante una combinación de demagogia, engaño y coerción. En consecuencia, creyeron que la mera denuncia de los “crímenes de la dictadura”, acompaña­da de un proceso de reeducación colectiva, resultaría en una gradual reabsorción de ex peronistas por partidos y sindicatos “democráticos”. Esta ilusión no duró mucho; el peronismo sobrevivió a la caída de su gobierno y se constituyó en el eje de su vigoroso movimiento opositor. Sin embargo, en el corto plazo, dicha ilusión tuvo el efecto de permitir a los antiperonistas proclamar que la proscripción del peronismo -una medida que implicaba se­gregar políticamente entre un tercio y la mitad de la ciudadanía argentina- era en realidad una acción democrática. Naturalmente, una consecuencia adicional de la proscripción del peronismo fue su exclusión del gobierno.

Cavarozzi, M., Autoritarismo y democracia, Buenos Aires, Eudeba, 2003, p.  13.

Otros indicios: conectores

En el capítulo cuatro hemos visto que hay ciertas expresiones, llamadas conectores, que ayudan a los lectores a darse cuenta de que un segmento del texto es una reformulación: “es decir”, “dicho de otro modo”, etc. A su vez, en el capítulo cinco mencionamos los conectores de causa y consecuencia. En este apartado, vamos a considerar otros conectores: los que ayudan a comprender los puntos de vista y las argumentaciones.

¿Cómo reconocerlos dentro de los textos? Los conectores son expresiones que pueden adoptar dis­tintas formas:

  • una sola palabra: pero, sino
  • varias: por otra parte, es decir, por lo tanto.

¿Para qué le sirven los conectores a un lector?

Su función en el texto es dar instrucciones para interpretar lo que se lee. Por ejemplo, cuando se rechaza una teoría o un punto de vista sobre un tema y se presenta otro en su reemplazo, en el texto aparecen conectores que le dicen al lector que hay un contraste, una oposición de puntos de vista (sin embargo, no obstante). En general, los conectores ayudan al lector a:

1. Darse cuenta de que se plantean ideas opuestas. Son los conectores de oposición y contraste: a)   Los que se colocan entre los dos puntos de vista:

sin embargo       no obstante       pero        en cambio            por el contrario

 

 IMAGEN 64

IMAGEN 65

IMAGEN 66

Ejemplo:

En primer lugar se opina de los videojuegos en general […]

4. Darse cuenta de que va a comenzar una parte del texto a la que el autor quiere jerarquizar, quiere focalizar la atención del lector ahí:

Ahora bien

IMAGEN 67

Por ejemplo:

[…] en los años de su nacimiento, el esperanto y sus defensores fueron prácticamente condenados por el suspicaz gobierno zarista […] Finalmente, esperantistas de varios países fueron más tarde perseguidos por el nazismo (Lins, 1988). Ahora bien, la persecución tiende a reforzar una idea: la mayor parte de las otras lenguas internacionales […]

5. Darse cuenta de que lo que se dijo antes tiene una importancia relativa:

De todas formas        de todos modos        de todas maneras        en realidad

IMAGEN 68a

IMAGEN 68B

6.   Comprender que a partir de ese lugar del texto se va a decir una consecuencia de lo anterior. Son conectores de causa-consecuencia. (Ver otros en Capítulo 5).

de manera que          de modo que

IMAGEN 69

Lo que sigue a estos conectores es una consecuencia de lo que se dijo antes. Y eso que se dijo antes aparece como causa. Son equivalentes a por eso, por esa razón, (que se vieron en el capítulo cinco).

Por ejemplo:

IMAGEN 70

7.   Darse cuenta de que lo que se va a decir es una demostración de lo que se dijo antes. Son los conectores evidencíales:

 en efecto         efectivamente          ciertamente

 IMAGEN 71

Por ejemplo:

IMAGEN 72

Trabajo práctico de aplicación

5. Relea el texto sobre videojuegos que está al comienzo de este capítulo y busque un conector que indique oposición ¿A qué idea se opone? ¿Qué idea introduce?

6. El fragmento siguiente fue usado en un trabajo práctico del capítulo 5. Identifique ahora conectores y también cuáles son las ideas conectadas. ¿Cuál es el sentido que tiene cada uno de los conectores que marcó?

El esperanto

El esperanto fue propuesto al mundo por primera vez en 1887, cuando el doctor Lejzer Ludwik Zamenhof pubicó en ruso un libro con el título Lengua internacional. Prólogo y ma­nual completo (para rusos). El nombre de esperanto fue adoptado universalmente puesto que el autor había firmado su libro con el pseudónimo de Doktoro Esparanto (doctor espe­ranzado).

En realidad, Zamenhof, nacido en 1859, había empezado a soñar con una lengua internacional desde la adolescencia. […] Los orígenes y la personalidad de Zamenhof han contribuido sin duda tanto a la concepción como a la difusión de su lengua. Nacido en el seno de una familia judía de Biatystok, en el área lituana que pertenecía al reino de Polonia, que estaba bajo el dominio del zar, Zamenhof creció en una encrucijada de razas y de lenguas, agitada por impul­sos nacionalistas y por permanentes oleadas de antisemitismo. La experiencia de la opresión y, más tarde, de la persecución llevada a cabo por el gobierno zarista contra los intelectuales, especialmente los judíos, había hecho que aparecieran al mismo tiempo la idea de una lengua universal y la de una concordancia entre los pueblos. Además Zamenhof se sentía solidario con sus correligionarios y deseaba el regreso de los judíos a Palestina, pero su religiosidad laica le impedía identificarse con formas del sionismo nacionalista y más que pensar en un regreso a la lengua de sus padres, pensaba que los judíos de todo el mundo podían ser unidos precisamente por medio de una lengua nueva.

Mientras el esperanto se divulgaba por varios países, primeramente en el área eslava, des­pués en el resto de Europa, suscitando el interés de sociedades eruditas, filantrópicas, lingüísticas y dando origen a una serie de congresos internacionales, Zamenhof había publi­cado, también en forma anónima, un panfleto a favor de una doctrina inspirada en la frater­nidad universal, el homaranismo. Otros seguidores del esperanto habían insistido (con éxi­to) en que el movimiento en pro de la nueva lengua se mantuviera independiente de posi­ciones ideológicas particulares, puesto que si la lengua internacional debía afianzarse, sólo podía hacerlo atrayendo a hombres de ideas religiosas, políticas y filosóficas diversas. Inclu­so se habían preocupado de que se mantuviera oculto el hecho de que Zamenhof era judío, para no dar pie a sospechas de ningún tipo, en un período histórico que, recordémoslo, estaba cobrando fuerza en muchos ambientes la teoría del “complot judío”. Sin embargo, a pesar de que el movimiento esperantista había logrado convencer de su absoluta neutralidad, el impulso filantrópico y la religiosidad laica de base que lo animaba no pudieron dejar de influir en su aceptación por parte de muchos fieles -samideani, como se dice en esperanto, copartícipes del mismo ideal. Además, en los años de su nacimiento, la lengua y sus defensores fueron prácticamente condenados por el suspicaz gobierno zarista, entre otras cosas porque tuvieron la suerte-desventura de obtener el apoyo apasionado de Tolstoi, cuyo pacifismo humanitario era interpretado como una peligrosa ideología revolu­cionaria. Finalmente, esperantistas de varios países fueron más tarde perseguidos por el nazismo (Lins, 1988). Ahora bien, la persecución tiende a reforzar una idea: la mayor parte de las otras lenguas internacionales aspiraban a presentarse como ayudas prácticas, mien­tras que el esperanto había recuperado los elementos de aquella tensión religiosa e irenística que había caracterizado las búsquedas de la lengua perfecta.

Eco, U., La búsqueda de la lengua perfecta, Barcelona, Grijalbo-Mondadori, 1994,p. 271-272.

Los argumentos en los textos

En este mismo capítulo ya hemos dicho que cuando en un texto aparecen uno o varios puntos de vista, el autor puede estar de acuerdo o no. Estos acuerdos y desacuerdos se sostienen con argumentos (ver comienzo de este capítulo).

Por ejemplo, en el siguiente fragmento se defiende la importancia de la química como disciplina, usando como argumento general los beneficios que aporta a la humanidad. Ese punto de vista luego se desarrolla mostrando diferentes formas por las cuales la química y los químicos favorecen el bienestar de la sociedad. Observe que hemos destacado cómo se van presentando los argumentos:

 IMAGEN 73 con este pie de pagina: 3. El texto fue publicado en 1997.

Trabajo práctico de aplicación

7. Lea el siguiente texto y luego trate de contestar las preguntas que están a continuación:

¿De qué trata la sociología? Algunos ejemplos

Salud y enfermedad

Normalmente consideramos la salud y la enfermedad como cuestiones relacionadas única­mente con la condición física del cuerpo. Una persona siente molestias y dolores o tiene fiebre. ¿Cómo podría tener esto algo que ver con influencias más amplias, de tipo social? Sin embargo, los factores sociales tienen de hecho un efecto profundo sobre la experiencia y la aparición de las enfermedades, así como sobre el modo en que reaccionamos a la enferme­dad. Nuestro mismo concepto de “enfermedad” como mal funcionamiento físico del cuerpo no es compartido por todas las sociedades. Otras sociedades piensan que la enfermedad, e incluso la muerte, están producidas por hechizos, no por causas físicas susceptibles de tratamiento. En nuestra sociedad, los miembros de la Chrístian Science rechazan muchas de las ideas ortodoxas sobre la enfermedad, en la creencia de que en realidad somos seres espirituales y perfectos hechos a la imagen de Dios, y que la enfermedad proviene de un mal entendimiento de la realidad, de “admitir el error”.

El tiempo que uno puede esperar vivir y las probabilidades de contraer enfermedades graves como afecciones cardíacas, cáncer o neumonía están muy influidos por caracterís­ticas sociales. Cuando mejor posición económica tengan las personas, menores son las probabilidades de que sufran enfermedades graves en un momento cualquiera de sus vidas. Además existen roles sociales muy definidos acerca de cómo se espera que nos comportemos cuando caemos enfermos. Una persona enferma queda excusada de mu­chos o de todos los deberes normales de la vida cotidiana, pero la enfermedad tiene que ser reconocida como “lo suficientemente grave” para que pueda exigir estas ventajas sin ser criticado o reprendido. Es probable que si se piensa que alguien sufre sólo de una forma de debilidad relativamente benigna, o su enfermedad no se ha identificado con precisión, se considere a esa persona un “enfermo fingido”, sin que realmente tenga el derecho de sustraerse a las obligaciones diarias.

Giddens, A. “Sociología: Problemas y perspectivas”en, Material bibliográfico.
Ingreso
2004. UNLZ. Facultad de Ciencias Sociales, p. 124.

a) El texto comienza diciendo: “Normalmente consideramos la salud y la enfermedad como cuestiones relacionadas únicamente con la condición física del cuerpo”. ¿A quién cree usted que pertenece ese punto de vista? ¿El autor está de acuerdo o no? ¿Cómo se dio cuenta usted?

b) En el primer párrafo se utiliza un conector para oponer dos puntos de vista. Subráyelo.

c) Identifique y marque uno por uno los argumentos y ejemplos con que el autor sostiene el punto de vista propio.

Trabajos prácticos de revisión

8. Identifique los distintos puntos de vista que, según el texto siguiente, se usan para definir la política. Subraye las palabras que le permitieron identificarlos.

Tres enfoques para definir la Política

[…]

Tres tipos de enfoques para definir la política pueden ser bosquejados. Primero, quizá, el enfoque más común, ha sido ofrecer una frase que abarque la consi­derable variedad de actividades consideradas de naturaleza política. Así, para algunos, la política consiste en aquellos comportamientos humanos centrados en las institucio­nes y prácticas del gobierno. Otros ven la política como el proceso a través del cual las comunidades humanas enfrentan sus problemas, esto es, con los obstáculos que ellos perciben entre sus condiciones presentes y las metas que desean lograr. Otros hallan que la política consiste en aquellas interacciones humanas que involucran el uso, o la amenaza de uso, del poder o la autoridad. Otra perspectiva común la ve como el proce­so por el cual los recursos escasos (humanos, materiales, espirituales) son asignados dentro de una unidad social (por ejemplo una ciudad, un estado, una nación, o una organización) con el propósito de proveer a las necesidades y deseos humanos. Un segundo enfoque para definir la política ha sido enumerar las cuestiones que deberían ser preguntadas y respondidas al comprender la política. La lista de cuestiones es formidable, unos pocos ejemplos, sin embargo, serán suficientes. Las preguntas más frecuentes son: 1) ¿Cómo persisten las organizaciones humanas (por ej., los grupos formales, los partidos políticos, los estados-nación, las organizaciones internacionales), a través de condiciones de tensión y cam­bio?; 2) ¿Cómo los individuos o los grupos logran y mantienen influencia preponderante y poder?; 3) ¿Qué condiciones sociales, culturales y económicas configuran diferentes tipos de órdenes políticos (por ej., anarquía, democracia, autoritarismo, totalitarismo).

Es pertinente mencionar que este segundo enfoque no ofrece una definición específica de la política. Esto es, no provee una frase con la cual completar la expresión “la política es…”. Más aún, este segundo enfoque sugiere que la política puede ser mejor entendida por la reflexión sobre algunas preguntas fundamentales, cuyas respuestas proveen las claves para la con­formación futura de la sociedad humana. Si podemos explicar cómo los individuos, los grupos, las naciones y las culturas obtienen poder, o persisten a lo largo del tiempo, habremos gana­do comprensión de las fuerzas que más básicamente conforman el orden humano. Una tercera forma ha sido identificar las principales categorías de actividad o comporta­miento que constituyen la política. Por ejemplo, algunos ven el conflicto como la esencia de la política. El conflicto es una característica necesaria de la sociedad. Los seres humanos proceden de variados antecedentes culturales, tienen complejos y diferentes conjuntos de preferencias, y articulan sus intereses en diferentes maneras y con diferentes intensidades. Más aún, los recursos materiales, humanos y físicos poseídos por las sociedades son limita­dos y asimismo, son generalmente insuficientes para satisfacer los deseos de todo el mun­do, todo el tiempo. Como resultado, hay competencia por el acceso al control sobre los recursos de la sociedad. Esta competencia se manifiesta en conflictos entre los individuos, los grupos y las organizaciones como los partidos políticos.

Cátedra de Ciencias Políticas, Material de cátedra, p. 14.

9. Lea el siguiente texto para contestar las preguntas que están a continuación:

La obra de Darwin: ciencia, poder y visión del mundo

La conmoción que supuso en la Inglaterra del siglo XIX, la publicación de la obra de Darwin (1859: “El origen de las especies”; 1871: “La descendencia del hombre”), implicó no sólo a la comunidad científica sino también al público en general. A partir de ese primer momento, los enunciados de la teoría de la evolución enfrentan a los enunciados de la teología, e inician una lucha entre instituciones por el poder de un determinado conocimiento acerca de la vida del hombre.

[…]

Desde el primer momento a esta teoría no se la circunscribe al campo estrictamente bioló­gico, sino que se la relaciona con la teología, la sociedad y la política.

[…]

El pensamiento evolucionista es visto como un pensamiento destinado a terminar con una serie de ideas religiosas. El debate se entabla entre los creacionistas y los evolucionistas. Más allá de su obra, Darwin, personalmente, no entra en esa polémica y se muestra respe­tuoso de la Biblia y los dogmas cristianos, expresando que sus teorías no tenían nada que ver con la explicación de las últimas causas. Sin embargo, sus seguidores, y entre ellos se destaca E. Haeckel (1899) van a confrontar duramente con las ideas religiosas. Haeckel afirma que no existe ninguna diferencia esencial entre el hombre y los animales y niega el dogma de la resurrección de los cuerpos y de la inmortalidad del alma. En la actualidad, los teólogos reconocen como error de aquella época el haber tomado la Biblia como un libro de ciencias naturales, y las relaciones entre ciencia y religión son de mutuo respeto.

[…]

Esta controversia se va a caracterizar por el hecho de que las pruebas aportadas por cada una de las posiciones van a resultar insuficientes. Y que en muchos casos se van a transformar en reflexiones de tipo metafísico, en el sentido de que las argumentaciones van a expresar más un sistema de creencias que aseveraciones sostenidas con la fuerza de los hechos.

Y en este sentido coincidimos con Ashley Montagu, cuando argumenta que “los hombres y las sociedades se han hecho de acuerdo con la imagen que tenían de sí mismos, y han cambiado conforme a la nueva imagen desarrollada por ellos”.

Lischetti, M., Antropología, Buenos Aires, Eudeba, 2004, pp. 212-214.

a) En el texto hay distintas ideas que se atribuyen a distintas personas: el autor, Darwin, Haeckel. los teólogos actuales y Ashley Montagu. Busque los verbos con que se presenta cada uno de esos puntos de vista.

b) Identifique qué ideas se atribuyen a cada uno.

c) ¿Con quién está de acuerdo el autor del texto? ¿Cómo se dio cuenta?

10. En el fragmento siguiente, identifique las expresiones que lo pueden ayudar a descubrir los siguientes elementos:

  • la presentación del tema,
  • enfoque de otros autores mencionados en el texto,
  • el cuestionamiento de ese enfoque por parte del autor,
  • los argumentos en que se apoya ese cuestionamiento.

Reestructuración y crisis del orden conservador (1930-1946)

Balance del período

[…]

Desde 1930, la inestabilidad política (gobiernos civiles derrocados por golpes militares, gobiernos de facto desplazados por otros elementos castrenses y éstos, a su vez, sucedidos por nuevas administraciones constitucionales de inevitable escasa duración) se ha converti­do en un dato tan frecuente de la realidad nacional que, en la práctica, los argentinos se habían acostumbrado a considerarla como un estado “normal”.

Un reciente intento de interpretación de este curioso proceso pone el énfasis en el papel que habría desempeñado en él la élite tradicional argentina. Sus autores, Sábato y Schvarzer sostienen que los grupos dominantes han conspirado siempre contra los gobiernos elegidos popularmente, pese al hecho de que estos últimos nunca parecieron poner en peligro real -por ausencia de conflictos sociales extremos y de proyectos en verdad revolucionarios- la estructura socioeconómica tradicional. Más aún, la información disponible revela que la élite ha contribuido decisivamente a desestabilizar también a los gobiernos militares que, con­viene recordarlo, se suponía que accedían al poder con el objeto de salvaguardar los intere­ses amenazados de ésta.

Una primera conclusión que extraen los autores es, pues, que los sectores privilegiados no sólo resultaron incapaces de controlar a los gobiernos constitucionales y populares -por ejemplo, el de Irigoyen- sino que tampoco lograron establecer alianzas perdurables con los grupos militares -por caso, el uriburismo- que, incitados convenientemente, derrocaban a aquellos.

Una segunda conclusión sostiene que la élite estimuló de manera sistemática la ruptura de toda estabilidad política y, en consecuencia, que la anormalidad vigente no amenazó seria­mente sus intereses sino que, más bien, los favoreció, concediéndoles una cuota de poder que de otro modo hubiese sido difícil que pudieran obtener.

[…]

Cabe preguntarse si la perspectiva de análisis que se ha descripto proporciona una clave capaz de interpretar con rumbo seguro el curso desconcertante y contradictorio de la sociedad argentina durante el período considerado.

[…] adscribir a la interpretación de Sábato y Schvarzer sin matizarla, implicaría desdeñar el papel que cumple el tiempo histórico o, en otras palabras, suponer que la sociedad se mantiene casi idéntica a sí misma durante espacios temporales sumamente prolonga­dos. La Argentina de 1946 -y sus actores sociopolíticos- no eran los mismos que los de 1916. Limitémonos, pues, más modestamente, a enumerar y explicar las características más significativas que, desde nuestra perspectiva revela el orden sociopolítico vigente en nuestro país entre 1916 y 1946. […]

Introducción al Conocimiento de la Sociedad y el Estado, Módulo único,
Buenos Aires, Eudeba, 2001, pp. 376-377.


  1. Obviamente, no todos los temas son pasibles de opinión. Por ejemplo, el concepto de triángulo equilátero no suele ser materia opinable.
  2. Cuando se presenta un tema como no cuestionado se dice que está "naturalizado". En estos casos se pretende que lo que se dice sea aceptado como tal sin cuestionarlo.