CAPÍTULO 4: Las explicaciones: ¿cómo están organizadas?

IMAGEN 24

Este capítulo

En los textos que circulan en una sociedad, en general, la comunicación adopta diferentes modos: se relatan acontecimientos, se describen objetos o situaciones, se explican concep­tos, se argumenta a favor o en contra de alguna idea. Pero los textos que relatan no son iguales a los que explican ni a los que argumentan, porque cada tipo de texto tiene una organización o estructura característica. Darse cuenta de cómo es esa organización de los textos es una ayuda importantísima para comprender lo que se lee. En los textos de estudio abundan las explicaciones, por eso en este capítulo desarrollamos las diferentes partes en que se organizan las explicaciones para que los lectores puedan aplicar una estrategia básica para comprender, reconstruir la organización del texto o de un fragmento.

Preguntas de descubrimiento

1. Lea el texto siguiente y trate de contestar las preguntas que están debajo.

imagen 25

a) En el texto que usted acaba de leer predominan los hechos, por lo tanto:

IMAGEN 26

b) Lo que usted acaba de leer es una narración o relato. Trate de escribir en su cuaderno de notas la sucesión de hechos que cuenta. Tenga en cuenta que esos hechos (que presentamos desordenados) son los siguientes:

  • los ladrones obligaron al vecino a tocar el timbre en otros dos departamentos.
  • un vecino abría la puerta de acceso al edificio.
  • tres ladrones interceptaron a un vecino.
  • los delincuentes se escaparon en un automóvil.
  • amenazaron a los ocupantes de los departamentos.
  • los ladrones permanecieron en el edificio.
  • le robaron plata y otros objetos de valor.
  • se llevaron dinero y diversos objetos.
  • obligaron al vecino a subir a su departamento.

También tenga en cuenta las siguientes palabras:

cuando                                              

luego                                         

anoche alrededor de las 21                

en el momento

después

tras

casi una hora

 

 

 

 

 

 

 

Cuando contestó a la consigna anterior pudo reconstruir la sucesión de hechos y esto le permitió reconstruir la organización básica del texto, el “hilo conductor”. Hacer esto siempre facilita la lectura de cualquier texto.

IMAGEN 27

En el resto del capítulo veremos algunos modos de organización de esos textos y pautas para recons­truirlos y comprenderlos.

La organización de los textos de estudio

De modo general, los textos que circulan en una sociedad pueden:

IMAGEN 28

Estas formas de comunicar reciben el nombre de “modos de organización del discurso”. En los textos de estudio se utilizan todos estos modos de organización del discurso, es decir que se narra, se describe, se explica y se argumenta. Y esos modos constituyen secuencias[1] dentro de los textos. Es posible que en un mismo texto encontremos relatos, descripciones, explicaciones y argumentaciones. En cambio, en otros, puede predominar alguno de estos modos. Por ejemplo, en el texto siguiente hay distintos tipos de secuencia, ya que, como ustedes podrán observar, en algunas partes del texto se narra y en otras se explica:

IMAGEN 29

IMAGEN 30

La narración es uno de los modos de organización discursiva más habitual que circula en la sociedad. En efecto, así como los niños escuchan y leen cuentos y ven dibujos animados, también los adultos reciben continuamente narraciones de todo tipo: noticias, relatos cotidianos,[2] películas, series televisivas, historie­tas, relatos deportivos. Todos estos son textos que combinan lo hablado y lo escrito, las imágenes y las palabras, pero, además de eso, todos tienen en común que narran, relatan, comunican hechos que les ocurren a personas o personajes, en determinados lugares y circunstancias. Por este motivo a los lectores generalmente les resulta más familiar la reconstrucción del hilo conductor, es decir, la organización textual de una narración.

Las narraciones se caracterizan porque presentan una sucesión de acciones. Esa sucesión es lógica y cronológica, es decir que:

  • Es una sucesión lógica porque cada uno de las acciones es la causa de la otra. Por ejemplo, en el texto que inicia este capítulo, usted leyó que el 23 de abril, alrededor de las 21, unos ladrones asaltaron varios departamentos de un edificio. Para realizar el asalto, antes, los asaltantes ingre­saron al edificio y para esto interceptaron a un propietario. Dicho de otro modo: los ladrones interceptaron a un propietario del edificio, lo obligaron a permitirles el ingreso y, así, cometie­ron el asalto. Es decir que cada una de las acciones tiene relación (lógica) con otra anterior y/o con otra que le sigue: una acción es consecuencia de la otra.
  • Es una sucesión cronológica, porque estas acciones que mencionamos se desarrollan durante un tiempo determinado. En el ejemplo anterior, necesariamente los acontecimientos, que co­menzaron a las 21, se fueron desarrollando a lo largo de un período de tiempo.

Entonces, para reconstruir el hilo conductor u organización de una narración es fundamental prestar atención a los verbos y a las palabras que indican el tiempo.

Así, seguramente, usted advirtió que las palabras que le permitieron elaborar el “hilo conductor” del primer texto de este capítulo fueron los verbos: “interceptaron”, “robaron”, “llevaron” y otras palabras que indican el momento en que se sucedieron los hechos, tales como: “anoche’, “después”, “luego”, “en el momento”.

Trabajo práctico de aplicación

2. El texto que sigue es un fragmento de la biografía de Francis Crick, uno de los científicos que descubrió la estructura del ADN. Léalo y trate de responder a las preguntas que siguen:

En 1946, a la edad de 30 años, Francis Crick leyó la obra del célebre físico teórico Edwin Schroedinger, ¿Qué es la vida? Este brillante investigador austríaco exiliado en Dublín, Ir­landa, planteaba en su libro el conocimiento de fenómenos biológicos tales como el compor­tamiento de los genes.

[…]

Esta obra produjo un cambio en Francis, quien recuperó su interés por la ciencia; quizá podría aplicar sus conocimientos de la física al campo de la biología. Con la ayuda de un amigo, en el otoño de 1947, obtuvo una pequeña asignación para presentarse en los Labo­ratorios Strangeways, en la Universidad de Cambridge. Allí realizó algunas investigaciones sobre la biología de la célula. En esa época se divorció de su primera mujer, y su hijo Michael quedó a cargo de su madre y de su tía. En 1949 se trasladó al Laboratorio Cavendish, también de Cambridge, con un sueldo pagado por el Consejo de Investigación Médica. Traba­jaría como investigador y sería estudiante de doctorado. Ese mismo año se casó nuevamente.

[…]

Durante la década de 1930 la emigración de los intelectuales europeos fue tan importante para el desarrollo de la física en Inglaterra y en Estados Unidos que también provocó fuertes cambios en las ciencias biológicas de la época, no obstante que los inmigrados eran pocos y, en general, jóvenes. Tal era el caso de Max Perutz, un químico de origen austríaco que era el responsable del laboratorio del que formaba parte Francis, y el director de su tesis doctoral. Perutz llevaba más de diez años estudiando la estructura de la hemoglobina, en colaboración con otros investigadores. […] Así Francis -que antes se había dedicado a la física- comenzó a realizar sus estudios doctorales sobre la estructura de la hemoglobina a la edad de 33 años. Gallardo-Cabello, M., Atrapados en la doble hélice. Watson y Crick. México, Pangea, 1996, p. 14-5.

a) En el texto que usted acaba de leer aparecen destacadas en negrita algunas palabras que indican tiempo. Marque otras semejantes.

b) Haga una lista de los acontecimientos que están narrados. Sólo tenga en cuenta los que son importantes para el desarrollo científico.

Usted acaba de reconstruir o elaborar el hilo conductor de un fragmento que básicamente cuenta acontecimientos, pero en la mayoría de los textos de estudio raramente se presentan sólo hechos o acontecimientos, sino que predomina la explicación de los hechos, sus causas, así como el desarrollo de conceptos que sirven para explicarlos.

En resumen: los textos de estudio contienen explicaciones.Y, necesariamente, para descubrir y re­construir “el hilo conductor” de las explicaciones, hay que descubrir cómo están organizadas.

Las explicaciones

Las explicaciones de los textos de estudio comunican conceptos, ideas, procesos generales y abstrac­tos, y la conexión entre ellos generalmente no consiste en una sucesión de acontecimientos que se dan en el tiempo, como en los relatos, sino que es el desarrollo de un razonamiento.

Como ejemplo, lea el siguiente fragmento:

El triángulo edípico y los complejos

En psicoanálisis se hace del término “complejo” un empleo constante. Es importante, por lo tanto, definirlo con precisión: un complejo es un conjunto de reacciones afectivas (repre­sentaciones o recuerdos) parcial o totalmente inconscientes. La elaboración de un complejo se efectúa a partir de las relaciones interpersonales que establece el sujeto en su infancia, y es totalmente normal. El complejo no es, en consecuencia, patológico en sí mismo; sólo es patológica su persistencia más allá de una etapa determinada.

El complejo de Edipo

El complejo de Edipo es “un conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que expe­rimenta el niño por sus padres. En su forma llamada positiva, el complejo se presenta como la historia de Edipo-Rey, es decir, como deseo de la muerte de ese rival que es el personaje del mismo sexo y como deseo sexual por el personaje de sexo opuesto. En su forma nega­tiva, se presenta al revés, esto es, como amor por el padre del mismo sexo y como odio celoso por el padre de sexo opuesto. De hecho, estas dos formas se encuentran, en grados diversos, en la forma llamada completa del complejo de Edipo.

Le Galliot, J., Psicoanálisis y lenguajes literarios. Teoría y Práctica. Buenos Aires, Hachette, 1977, p. 28.

Como usted acaba de advertir, en este fragmento no se narran acontecimientos, sino que se exponen ideas, se explica el significado del término “complejos”, según la teoría psicoanalítica y también se explica uno de los complejos más conocidos.

La secuencia explicativa

Se llama explicación a una parte del texto, una secuencia (ver nota 1 en este mismo capítulo), que responde a un interrogante, a una problematización del saber. Ese interrogante puede estar presente (explícito) en el texto o puede estar no dicho (implícito). Por ejemplo, en el fragmento anterior, la expli­cación corresponde a las preguntas implícitas: “¿Qué es un complejo?” “¿Qué es el complejo de Edipo?”

Trabajo práctico de aplicación

3. Lea el siguiente texto y trate de formular la pregunta a la que respondería esta explicación.

Sistema de estratificación social

Las desigualdades existen en todos los tipos de sociedad humana. Incluso en las culturas más simples, donde las variaciones en riqueza o propiedad son, virtualmente, inexistentes, hay desigualdades entre los individuos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Una persona puede tener un status más alto que otras, por ejemplo, por una especial proeza cazadora, o porque esa persona creyera tener un acceso especial a los espíritus ancestrales. Los sociólogos hablan de la existencia de la estratificación social para describir las desigual­dades. La estratificación puede definirse como las desigualdades estructuradas entre diferentes agrupamientos de individuos. Resulta útil concebir la estratificación como los estratos geológicos de las rocas sobre la superficie de la tierra. Las sociedades pueden verse como compuestas por “estratos” en una jerarquía, con los más favorecidos en la cima y los menos privilegiados más cerca de la base.

Pueden distinguirse cuatro sistemas de estratificación básicos: esclavitud, casta, estado y clase. Algunas veces puede encontrarse en conjunción: la esclavitud, por ejemplo, existió con las clases en la antigua Grecia y Roma, y en el sur de los Estados Unidos antes de la Guerra Civil.

Sociología. Material de cátedra., Buenos Aires, p. 91.

Ustedes probablemente se habrán dado cuenta de que en el fragmento que acaban de leer la explica­ción aparece como respuesta a la pregunta implícita: “¿En qué consiste la estratificación social?” La respuesta, como seguramente ustedes también habrán advertido al leer el fragmento, es el desarrollo de distintos aspectos de ese concepto.

La palabra “explicar” significa desplegar, es decir, desarrollar, desenvolver lo que estaba envuelto, hacer claro lo confuso. En realidad, podríamos pensar la explicación como la respuesta a un interrogante, por eso, según sea ese interrogante, las explicaciones pueden desarrollar:

  • Las características de un objeto físico o teórico (“¿En qué consiste?”)
  • Las causas de un fenómeno (“¿Por qué ocurre esto?”)
  • Las causas de una situación política o social (“¿Cómo y por qué se produjo?”).
  • El origen de un concepto (“¿Cómo se generó esta idea?”)
  • Las relaciones entre procesos (“¿Cuáles son las consecuencias de ese hecho?” “¿Se da paralela­mente a otros hechos ¿cuáles?”)
  • Relaciones entre un hecho y el proceso que le sigue (“¿Cuáles son las consecuencias de ese hecho?”)

En general, como ya hemos dicho, el desarrollo de una explicación muestra la relación entre objetos o entre conceptos, y en la mayor parte de los casos, esos conceptos y esas relaciones son abstractos. De todos modos, cualquiera sea el contenido de la explicación (concreto o abstracto), es bastante habitual la siguiente estructura u organización básica:

Organización de la explicación

  • Presentación del tema
  • Interrogante explícito o implícito
  • Desarrollo de una explicación, un saber que responda al interrogante
  • Cierre evaluativo o conclusiones o proyecciones de ese saber (esto no siempre aparece)

Por ejemplo, en el siguiente fragmento se han destacado las partes significativas que permiten distin­guir su estructura:

IMAGEN 31

A partir de las partes destacadas en el texto se puede reconstruir la siguiente organización o estruc- tura de ideas:

Presentación del tema

Importancia de Vigotsky
Informaciones accesorias (fechas, lugares)

Interrogante implícito

¿Por qué es importante Vigotsky?

Desarrollo de una explicación de la teoría de Vigotsky
Concepto esencial
Aplicación al desarrollo del niño
Conclusión o prospección: aquí no está presente.

IMAGEN 32

 

Dijimos antes que la explicación es el desarrollo de un saber que responde a un interrogante, y ese desarrollo puede adoptar dos formas:

  • Explicaciones de modo (responden a: “¿cómo es?” “¿en qué consiste?”)
  • Explicaciones de causa (responden a: “¿por qué?” “¿a qué se debe?”).

Estas formas de la explicación las desarrollaremos más ampliamente en el capítulo siguiente, por ahora sólo digamos que la gran diferencia que se establece entre ambas es que las explicaciones de modo o modales desarrollan la descripción de un objeto,[3] de una teoría, de un concepto. Por ejemplo, en un texto anterior, que comienza con la biografía de Freud, la explicación de su concepto de “herida narcisística” en realidad es una descripción. En el texto sobre Vigotsky ocurre lo mismo. En cambio, una explicación de causa o causal despliega el origen de un hecho histórico o de una teoría o de una situa- ción social, es decir que desarrolla relaciones de causa-consecuencia.

Procedimientos más habituales dentro de las explicaciones

Cuando se reconoce la estructura de las explicaciones se puede reconstruir su hilo conductor para hacer más fácil la comprensión del texto. Y una forma de reconstruirlo es poder reconocer dentro de ellas algunos procedimientos4 habituales tales como los que aparecen en el cuadro siguiente:

IMAGEN 33

Procedimientos explicativos

  • Definiciones
  • Ejemplos
  • Reformulaciones (“es decir…”)
  • Citas y/o menciones de otros textos y autores

La definición

La explicación se propone aclarar, hacer comprender un objeto de conocimiento (un proceso, un concepto), por lo tanto muchas veces es necesario definirlo. Una definición marca los límites de un concepto; del mismo modo, las imágenes pueden tener sus contornos ‘definidos’ (bien limitados) o contor- nos ‘indefinidos’ (poco delimitados). Definir un objeto, entonces, es delimitarlo, es decir marcar sus límites o diferencias con respecto a otros semejantes o de la misma clase. Por ejemplo, si se define una pera como ‘fruta’, luego habrá que especificar su forma y color que podrían ser las características que separan y limitan esa fruta en particular de otras. Una definición, entonces, adjudica características al tema o al objeto, colocándolo dentro de una clase, y especificando cuáles son sus rasgos particulares. Esta especifi- cación es breve, y limitada sólo a pocos rasgos. Muchas veces, después de la definición, esos rasgos que se mencionaron se amplían y desarrollan. Otras veces aparece una clasificación del objeto que se definió. Así, en el ejemplo anterior de la pera, a la definición podría seguir una mención de las diferentes clases de peras.
Para ver esto con más claridad, volvamos a leer un ejemplo anterior:

EL TRIÁNGULO EDÍPICO Y LOS COMPLEJOS

En psicoanálisis se hace del término “complejo” un empleo constante. Es importante, por lo tanto, definirlo con precisión: un complejo es un conjunto de reacciones afectivas (repre- sentaciones o recuerdos) parcial o totalmente inconscientes. La elaboración de un complejo se efectúa a partir de las relaciones interpersonales que establece el sujeto en su infancia, y es totalmente normal. El complejo no es, en consecuencia, patológico en sí mismo; sólo es patológica su persistencia más allá de una etapa determinada.

El complejo de Edipo

El complejo de Edipo es “un conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que experimenta el niño por sus padres. En su forma llamada positiva, el complejo se presen­ta como la historia de Edipo-Rey, es decir, como deseo de la muerte de ese rival que es el personaje del mismo sexo y como deseo sexual por el personaje de sexo opuesto. En su forma negativa, se presenta al revés, esto es, como amor por el padre del mismo sexo y como odio celoso por el padre de sexo opuesto. De hecho, estas dos formas se encuen­tran, en grados diversos, en la forma llamada completa del complejo de Edipo. Le Galliot, J. Psicoanálisis y lenguajes literarios. Teoría y Práctica. Buenos Aires, Hachette, 1977, p. 28

En este fragmento, el primer apartado (“El triángulo edípico y los complejos”) está organizado así:

  • Se presenta el tema: la necesidad de definir con “precisión” el concepto ‘complejo’, porque en psicoanálisis su uso es “constante” y “fundamental”.
  • Se define ‘complejo’ como “reacciones” de tipo “afectivas” y “no conscientes”.
  • Se explica el origen de los complejos (en las relaciones que un sujeto tiene con otras personas durante su etapa infantil), y se aclara que los complejos no constituyen patologías (como otros objetos que estudia la psicología), siempre y cuando no se exceda la etapa de la niñez del sujeto.

En el segundo apartado, se comparan y se oponen dos formas (positiva y negativa) de los complejos. Este modo de organizar la explicación establece un orden que ayuda al lector a comprender el concepto que se está exponiendo. Una forma de comprender, entonces, es reconstruir esa organización de las ideas que se presentan en el texto.

IMAGEN 34

¿En qué lugar de los textos están las definiciones?

A veces, la definición está al comienzo de la explicación como en este ejemplo donde la hemos destacado:

El concepto de clase social según Weber

Una clase designa un agregado de individuos que comparten la misma situación de clase y plantea diferencias entre poseedores y no poseedores de propiedad, positiva y negativa­mente favorecidos. En estos términos, quienes carecen de propiedad, y sólo pueden ofrecer servicios en el mercado, se dividen según los tipos de servicios que pueden ofrecer; por su parte, quienes poseen propiedad pueden diferenciarse según el tipo de propiedad que po­seen y el beneficio que del mismo pueden obtener.

Lifszyc, S. (comp.), Sociología, Buenos Aires, Eudeba, 2001, p. 66.

Pero no siempre una explicación comienza con una definición, sino que la definición puede estar intercalada. Por ejemplo, el fragmento que sigue comienza con la presentación del tema (la investiga­ción sociológica sobre las “culturas juveniles”) y luego aparece la definición de “pandilla”, porque es necesario delimitar ese concepto para seguir desarrollando el tema:

Culturas Juveniles

No siempre los estudios que tuvieron a los jóvenes como objeto de reflexión e investigación se refirieron a su atmósfera inmediata de códigos y valores en términos de “cultura juve­nil”^…] un fenómeno particular, el de las pandillas, mayoritarimente juveniles fue el motivo de distintas investigaciones. Fue así como Fredric Thaster publicó en 1926 The gang, un estudio sobre más de mil pandillas de distinto tipo y composición. Su objetivo: tratar de desentrañar las estructuras de esa gama de pequeñas sociedades juveniles, que tomaban la forma de microsociedades con sus reglas de obligación mutua y sus lazos de pertenencia. En ellas, la corporalidad y la unión afectiva de los miembros jugaban un rol primordial. La lealtad hacia el grupo, la solidaridad estricta y la defensa cerrada en un territorio completa­ban el juego, articulado sobre la identificación étnica.

Altamirano, C. (comp), Términos críticos de Sociología de la Cultura,
Buenos Aires, Paidos, 2002, p. 46

Incluso, hay textos donde la definición está al final del párrafo, a modo de conclusión:

El problema económico: la escasez

El problema económico por excelencia es la escasez y surge porque las necesidades huma­nas son virtualmente ilimitadas, mientras que los recursos económicos son limitados, y, por tanto, también los bienes. Esto no es un problema tecnológico, sino de disparidad entre los deseos humanos y los medios disponibles para satisfacerlos. La escasez es un concepto relativo en el sentido de que existe un deseo de adquirir una cantidad de bienes de servicios mayor que la disponible.

Mochón, F. y Beker V., Economía. Principios y aplicaciones, Buenos Aires, Me Graw Hill, 2003, p. 5.

La definición al comienzo de un párrafo es la más sencilla de identificar, pero de todos modos, es necesa­rio que el lector reconozca la presencia de una definición en cualquier parte del texto en que aparezca.

IMAGEN 35

Características de las definiciones

Como las definiciones presentan un objeto o un concepto de una manera muy breve, concisa y con gran precisión, en ellas el lenguaje se usa de una forma universal, a-temporal y a-circunstancial. Por ejemplo:

[…] un mol es la cantidad de sustancia que contiene tantas entidades elementales (átomos, moléculas u otras partículas) como átomos hay en exactamente 12 g de doce C.

Baumgartner, E. et. al., Teoría atómico molecular. Gases. Química, Buenos Aires, Eudeba, 2004, p. 16.

¿Cómo reconocer las definiciones?

Una definición puede presentarse de varias maneras.

1) Una de ellas es la fórmula básica con el verbo ‘ser’.

IMAGEN 36

En el ejemplo anterior, se nombra el objeto (“tribu”), luego se designa la clase a la que pertenece (“organización social y política”) y las características que lo separan de otros de la misma clase (por ejemplo, ser anterior a la ciudad-Estado).

Esta misma fórmula básica puede expresarse con dos puntos o con un paréntesis:

Tribu: organización social y política…

Tribu (organización social y política…)

2) La misma fórmula se puede invertir, de modo que primero se dan las características y luego se nombra lo que se define. Es decir, que el sustantivo ampliado está primero y el objeto definido está después:

Una organización social y política… es una tribu.

3) Se pueden utilizar los verbos ‘constituir’ o ‘tratarse de’, en lugar del verbo ‘ser’:

Una organización social y política … constituye una tribu.

Una organización social y política que … se trata de una tribu.

4) También se pueden construir definiciones con otros verbos, tales como: ‘llamarse’, ‘designar’, ‘nombrar’, ‘decir’, ‘entender por’

Ejemplo: Una organización social y política… se denomina tribu.

Trabajos prácticos de aplicación

3 En cada uno de los siguientes fragmentos identifique las definiciones.

Fragmento A

La muerte no es sólo desaparición física, también se “mata” a un pueblo cuando se desconoce sus valores, sus creencias, y en definitiva, se niega su cultura. Esto es lo que la literatura antropológica llama etnocidio, que como dice el antropólogo francés Pierre Clastres, es la muerte del alma de un pueblo.

Lischetti, Mirtha (comp.), Antropología, Buenos Aires, Eudeba, 2004.

Fragmento B

El modelo E-R (estímulo-respuesta)

El Conexionismo

Watson entiende por conducta aquello que un organismo hace en forma de comportamiento externo, visible. Incluso el hablar es considerado una conducta de este tipo. Por lo tanto, los problemas que se plantea son fundamentalmente tres:

1) dada una Respuesta, una conducta, ver cuál fue el Estímulo que la provocó.

2) Dado un Estímulo, ver qué Respuesta acontecerá, y

3) si la posibilidad de esa Respuesta no es heredada, ver cómo esa respuesta ha sido apren­dida. Estos son los tres problemas iniciales que se plantea el conductismo watsoniano.

Topf, J., Psicología. La conducta humana, Buenos Aires, Eudeba, 2004, p. 41.

Fragmento C

LOS SERVICIOS

El trabajo, cuando no está destinado a la creación de bienes, esto es, de objetos materiales, tal como el efectuado por un agricultor o un albañil, se canaliza en la producción de servi­cios. El trabajo de servicios puede estar relacionado con la distribución de productos, como el efectuado por un agente de ventas o un dependiente: con actividades que satisfacen necesidades culturales, como las realizadas por un profesor o un artista de cine, un escritor o un cantante: o con otros tipos de actos, tales como los servicios que ofrece un banco o una compañía de seguros. Todas estas actividades constituyen lo que se denomina servicios. Samuelson, P. y Nordhaus, W., Economía, Barcelona, Me. Graw Hill, 1999, p. 7.

Fragmento D

La satisfacción de las necesidades humanas exige la producción de bienes y servicios, y para ello es preciso el empleo de recursos productivos y de bienes elaborados.

Los recursos son los factores o elementos básicos utilizados en la producción de bienes y servicios, por lo que se los puede denominar factores de la producción.

Tradicionalmente, estos factores se clasifican en tres grandes categorías: tierra, trabajo y capital.

Samuelson, P. y Nordhaus, W., Economía, Barcelona, Me. Graw Hill, 1999, p. 7.

Fragmento E

Cuando tratan de conseguir bienes para remediar sus necesidades, las personas suelen, normal­mente, fijarse unas preferencias. Así, los primeros bienes que se desean son los que satisfacen necesidades básicas o primarias, como la alimentación, el vestido o la salud. Cuando los indivi­duos tienen satisfechas sus necesidades primarias, suelen tratar de satisfacer otras más refinadas, como el turismo, o buscan una mejor calidad de los bienes que satisfacen sus necesidades prima­rias, como una vivienda mejor, vestidos de determinadas marcas, etc.

Por ello se puede decir que las necesidades son ilimitadas o, de otra forma, que siempre existirán necesidades en los individuos que no podrán ser satisfechas, aunque sólo sea porque los deseos son susceptibles de ser refinados.

Samuelson, P. y Nordhaus, W., Economía, Barcelona, Me. Graw Hill, 1999, p. 6.

4. En cada uno de lo textos anteriores señale:

a)  Cuál es la ubicación de la definición en el fragmento.

b)  Qué fórmula se usó para construirlas.

5. Escriba la definición de “lápiz”. Haga un borrador y luego controle su definición con las fórmulas explicadas anteriormente. Modifique todo lo que sea necesario y finalmente, -pero no antes- controle lo que usted escribió con un buen diccionario.

Los ejemplos

Para reforzar una explicación y para asegurarse de que el receptor la comprenda, muchas veces en los textos de estudio se presentan ejemplos. Se trata de casos individuales y concretos que muestran el funcionamiento de las definiciones o de las situaciones planteadas.

Los ejemplos se pueden reconocer fácilmente porque aparecen en el texto precedidos de ciertas fórmulas como:

Por ejemplo…

Un ejemplo de esto…

Un caso es…

Es el caso de…

A modo de ejemplo…

Para ejemplificar…

Un caso típico…

Un ejemplo es… /Algunos ejemplos son.

 

 

 

 

 

 

 

Observe que en los siguientes textos hemos destacado diferentes fórmulas que sirven para introducir los ejemplos:

Fragmento A

LO INCONSCIENTE

Hemos dicho en un inicio que lo inconsciente como cualidad de la actividad psíquica fue largamente conocido e implementado. Veamos algunos ejemplos. Informan las Escritu­ras que en tiempos bíblicos, José, vendido como esclavo por sus hermanos, llegó finalmente a convertirse en hombre de confianza del faraón egipcio. En su rol de lo que hoy en día llamaríamos un asesor de Estado y vidente, interpretó el enigma de aquel conocido sueño del monarca acerca de las siete vacas gordas y las siete vacas flacas. Y esta interpretación, que incluye fenómenos mentales que modernamente llamaríamos precognición, permitió acopiar cereales durante esos años de bonanza y así evitar la hambruna por la sequía de los siete años siguientes. En la antigua Grecia existieron templos en los que los fieles dormían y soñaban, y estos sueños, relatados a los sacerdotes, eran interpretados como preanuncios de acontecimientos a los que habría de ajustarse el vivir cotidiano. En la cultura maya, acá en América, el diagnóstico de una enfermedad y las prescripciones para su cura se obtenían de la información dada por los sueños.

Topf, J. et. al. Psicología. Lo inconsciente, Buenos Aires, Eudeba, 2005, p. 20.

Fragmento B

Materiales y tecnología

[…] la investigación y el desarrollo de la química nos han dado nuevos materiales que han mejorado profundamente nuestra calidad de vida y han contribuido, con infinidad de méto­dos, al avance de la tecnología. Algunos ejemplos son los polímeros (incluyendo el hule y el nylon), la cerámica (como los utensilios de cocina), los cristales líquidos (como los de las pantallas electrónicas), los adhesivos (utilizados en el papel para notas adheribles) y los materiales de recubrimiento (por ejemplo, pinturas vinílicas).

Chang, R., Química, Buenos Aires, Me Graw-Hill , 1996, p. 4.

IMAGEN 37

Trabajos prácticos de aplicación

6. En cada uno de los siguientes fragmentos, separe las definiciones del resto de la explica­ción e identifique los ejemplos. Marque las palabras que le permitieron reconocer definicio­nes y ejemplos.

Fragmento A

Estructura y cultura

Los términos “estructura” y “cultura” revisten también especial importancia en nuestro es­quema analítico. Por “estructura” entendemos las actividades observables que componen el sistema político. Decir que ciertas acciones tienen una estructura significa simplemente que existe una cierta regularidad común a todas ellas. Así, cuando se trata, por ejemplo, de un tribunal de justicia, podemos hablar de las interacciones entre el juez, el jurado, el fiscal y los abogados, los testigos, el acusado y el querellante. El ejemplo sirve para aclarar que, cuando hablamos de actividad política, no nos referimos a todas las actividades del individuo que de una manera u otra participa de ella, sino sólo aquellas actividades que se relacionan con el proceso político. Los jueces, los abogados, los testigos, los acusados y los querellantes son todos hombres que presentan particularidades propias en su específico campo de acción. Denominamos rol a aquel aspecto peculiar de la actividad de los individuos que se vincula con los procesos políticos. Los roles son las unidades que componen todos los sistemas sociales, incluidos los sistemas políticos. Por lo general, los individuos que forman parte de una socie­dad desempeñan roles de diversos sistemas sociales, además del sistema político; por ejem­plo, en la familia, los negocios, las iglesias y los clubes sociales.

Una de las unidades básicas del sistema político es pues, el rol político. Nos referimos en particular a los roles que se relacionan mutuamente formando estructuras. De esta manera el ser juez es un rol, en tanto que un tribunal de justicia constituye una estructura de roles.

Ciencia Política. Material de Cátedra, p. 88.

Fragmento B

Legitimidad y efectividad

La estabilidad de cualquier democracia no sólo se desprende del desarrollo económico, sino también de la efectividad y legitimidad de su sistema político. La efectividad significa el funcionamiento real, la medida en la cual el sistema cumple las funciones básicas de gobier­no, tal como las ven la mayoría de la población y algunos de sus grupos de interés más numerosos, como el sector de las grandes finanzas o las fuerzas armadas. La legitimidad se refiere a la capacidad del sistema de generar y mantener la creencia de que las instituciones políticas vigentes son las más apropiadas para la sociedad. La legitimidad de los sistemas políticos democráticos contemporáneos depende en gran parte de la manera en que se han resuelto los problemas claves que han dividido históricamente a la sociedad. Mientras que la efectividad es primordialmente instrumental, la legitimidad es valorativa. Los grupos consideran legítimo o ilegítimo un sistema político según el modo en que los valores de éste coinciden con los propios. Grandes sectores del Ejército alemán, del funcionariado y de las clases aristocráticas rechazaron la República de Weimar, no porque fuera ineficaz, sino porque la simbología y los valores básicos de ésta negaban los suyos propios. La legitimidad, en y por sí misma, puede estar asociada a muchas formas de orga­nización política, incluida las opresivas. Las sociedades feudales, antes del advenimiento del industrialismo, gozaban indudablemente de la lealtad básica de la mayoría de sus miem­bros. Las crisis de legitimidad son fundamentalmente un fenómeno histórico reciente, con­secuencia de la aparición de profundas brechas entre grupos que pueden, gracias a la comu­nicación de masas, organizarse en torno a valores diferentes de los que previamente se consideraban los únicos aceptables.

La crisis de legitimidad es una crisis de cambio. Por lo tanto, sus raíces deben buscarse en el carácter del cambio en la sociedad moderna.

Ciencia Política. Material de Cátedra, p. 84.

7. Relea el fragmento B para responder las siguientes preguntas:

a)     Subraye la oración que presenta el tema.

b)  ¿Qué concepto está ejemplificado en la oración que sigue?

Grandes sectores del Ejército alemán, del funcionariado y de las clases aristocráticas recha­zaron la República de Weimar, no porque fuera ineficaz, sino porque la simbología y los valores básicos de ésta negaban los suyos propios.

c) Usted probablemente ha encontrado que en ese fragmento aparecen definidos los conceptos de “legitimidad” y “efectividad”. ¿Usted cree que la definición de “efectividad” que apare­ce aquí se puede aplicar a cualquier contexto o sólo al tema de “estabilidad de las democracias”?

d) Señale qué concepto, que aparece en el fragmento, está explicado mediante la oración que sigue:

Los grupos consideran legítimo o ilegítimo un sistema político según el modo en que los valores de éste coinciden con los propios.

e) Relea este otro segmento del mismo fragmento:

La legitimidad, en y por sí misma, puede estar asociada a muchas formas de organización política, incluidas las opresivas. Las sociedades feudales, antes del advenimiento del indus­trialismo, gozaban indudablemente de la lealtad básica de la mayoría de sus miembros.

En la primera oración, se sostiene que la legitimidad se puede relacionar con diferentes tipos de sociedades, no sólo la democrática. ¿Con qué palabra están caracterizadas esas otras sociedades? ¿Qué tipo de sociedad está ejemplificada en la segunda oración?

Las reformulaciones

La intención de ser comprendidos que tienen los autores de una explicación hace aparecer otra característica de las explicaciones: las reformulaciones. Se trata de fragmentos que expresan con otras palabras algo que ya se dijo o formuló, por eso el nombre de reformulaciones: lo que vuelve a decirse.

Hay ciertas palabras que indican que hay una reformulación:

Es decir…

Esto es…

Esto significa que…

Dicho de otro modo…

Para decirlo de otro modo…              

En otras palabras…

 

 

 

 

 

Por ejemplo, lea el fragmento que sigue, donde hemos destacado

Con negrita el conector de reformulación

Con bastardilla los conceptos que se reformulan

Con subrayado la reformulación realizada

Ni nuestro comportamiento hacia las cosas, ni el comportamiento íntimo, ni cualquier con­tacto con el otro u otros son por sí mismos acciones sociales. Sólo pueden serlo en la medida en que exista una intencionalidad manifiesta por parte del actor […] pero este actor no actúa solo: para analizar estas acciones debemos incluir la presencia del Otro como referente de mi acción y mis expectativas. Es decir, la acción social no sólo debe incluir la intencionalidad; además, debe existir una relación significativa con el otro.

Lifszyc, S. (comp.), Sociología, Buenos Aires, Gran Aldea Editores, 2001, p. 14.

La reformulación (subrayado) está diciendo que “la presencia del Otro como referente de las accio­nes” significa que “la acción social implica las relaciones con otras personas que resultan importantes para las expectativas del individuo”.

En este otro ejemplo también hemos destacado el concepto reformulado y el conector de reformulación:

La estructura de la vida cotidiana

La vida cotidiana es la vida de todo hombre. La vive cada cual, sin excepción alguna, cual­quiera que sea el lugar que le asigne la división del trabajo intelectual y físico. Nadie consi­gue identificarse con su actividad humano-específica hasta el punto de poder desprenderse enteramente de la cotidianidad. Y, a la inversa, no hay hombre alguno, por “insustancial” que sea, que viva sólo la cotidianidad, aunque sin duda ésta le absorberá principalmente. La vida cotidiana es la vida del hombre entero, o sea: el hombre participa en la vida cotidia­na con todos los aspectos de su individualidad, su personalidad.

Heller, A. “La estructura de la vida cotidiana”, en A.A.W., Sociología. Material de cátedra., Buenos Aires, p. 30.

La reformulación explica el concepto de “hombre entero” en relación con el concepto de “la vida cotidiana”.

Trabajos prácticos de aplicación

8. Lea el siguiente fragmento y conteste las preguntas que siguen:

Los gases, lo mismo que los sólidos y los líquidos, difieren en sus propiedades químicas, tienen la particularidad de comportarse de manera similar al variar ciertas condiciones como la presión o la temperatura. Esto hace que sea sencillo describir y entender su comporta­miento; no es el caso de los sólidos y los líquidos, donde la explicación de su comportamien­to microscópico es compleja, ya que depende de la naturaleza de cada uno de ellos. En otras palabras, y a los efectos de explicar su comportamiento físico, no interesa saber si el gas considerado es oxígeno, hidrógeno o cualquiera otro.

Química. Guía de estudio. Buenos aires, Eudeba, 2005, p. 30.

a) Identifique el conector de reformulación.

b) ¿Qué reformulación encuentra? Subráyela.

c) Subraye el concepto que está reformulado.

9. Lea el siguiente fragmento y conteste las preguntas que hay a continuación:

Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o, dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan al mismo tiempo, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente.

A.A.W., Sociología. Material de cátedra., Buenos Aires, p. 225.

d) ¿Qué reformulación encuentra? Subráyela.

e)  Subraye el concepto que está reformulado.

f) ¿Usted considera que la reformulación le ayudó a comprender el concepto: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época”. ¿Por qué?

10. En el siguiente fragmento:

a) Identifique el concepto reformulado.

b) Subraye la reformulación.

c) Escriba sobre la línea de puntos la fórmula que podría utilizar para unir la reformulación con el resto del texto.

La Revolución Francesa es considerada como la revolución de su época, la más prominente de su clase […] Durante el siglo XVIII Francia fue el mayor rival económico internacional de Inglaterra. A pesar de lo cual Francia no era una potencia como Inglaterra, […] pero Francia era la más poderosa y en muchos aspectos la más característica de las viejas monarquías y aristocráticas de Europa……………….. el conflicto entre los inconmovibles intereses del an­ tiguo régimen y el ascenso de las nuevas fuerzas sociales era más agudo en Francia que en cualquier otro sitio.

Hobsbawm, E. J., Las revoluciones burguesas, Barcelona, Labor, 1979, p. 107.

Las citas

Muchas veces en los textos de estudio se explica un concepto mediante una cita, es decir mediante la reproducción de las palabras de otro. Frecuentemente, esto ocurre cuando en el texto se explica un concepto que pertenece a una teoría de otro autor que no es el que escribió el texto que se está leyendo

IMAGEN 38

¿Para qué se usan las citas?

Dentro de las explicaciones, las citas pueden aparecer para:

  • ampliar una explicación,
  • introducir una definición,
  • dar un ejemplo,
  • reformular un concepto.
  • mostrar que el tema ha sido estudiado desde distintas perspectivas (ver Capítulo 6).

Cómo se presentan las citas

Las citas pueden incorporarse al texto de diferentes maneras:

  • Reproducción exacta de las palabras de otro. Van entre comillas.
  • Exposición de los conceptos de otro, sin reproducirlos exactamente con las mismas palabras. No se usan comillas.

En los ejemplos siguientes, observe que se han destacado las palabras que sirvieron para introducir las citas y que permiten identificarlas. Usted también observará que en un mismo texto las referencias al pensamiento de otro autor pueden aparecer con las palabras exactas (entre comillas) o con otras palabras que lo explican (sin comillas).

Por otra parte, siempre las citas textuales están acompañadas por notas (ver Capítulo 2 de este libro) que indican al lector la fuente de ese texto ajeno.

Ejemplo A

Autor de “Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones”, Adam Smith fue el iniciador de la economía política como ciencia independiente y es considerado como el fundador del liberalismo económico.

[…]

Para Smith la acción social trae consigo la realización del bienestar colectivo, porque la motivación del lucro personal impulsa el progreso del conjunto.

[…]

Pero si lo que prima es el interés individual, si cada hombre se ocupa de sus propios asun­tos, si (como sucedió en la época de Smith) ya no existen las tradiciones medievales que cohesionan la sociedad, ¿cuáles son los mecanismos para lograr que la sociedad no se disgregue? ¿qué leyes, inherentes al funcionamiento de la sociedad, aseguran una dinámica coherente en una comunidad humana?

Smith nos dice “no es por la benevolencia del carnicero, el almacenero o el panadero, por la que nosotros contamos con nuestra propia cena, sino por su propio aprecio a su interés personal. Nosotros mismos apelamos, no a su humanidad sino a su autoestima, y nunca le hablamos de nuestras necesidades, sino de sus propias ventajas.”[4]

Según Adam Smith, todos los seres humanos se mueven por las mismas pasiones. Por lo tanto las posibilidades de disgregación de una sociedad están en directa relación con la necesidad de cada uno, del mercado que cado individuo conforma junto con los otros. El mejoramiento individual requiere de la convivencia con los demás y, por lo tanto, puede prescindir de regulaciones demasiado estrictas impuestas por el Estado.

Mesyngier, L., “Sociedad y Estado en la Argentina”, en Introducción al conocimiento de la Sociedad y el Estado. Módulo único, Buenos Aires, Eudeba, 2001, p. 149.

Ejemplo B

Las leyes juegan un papel esencial en el modelo hempeliano de explicación científica. Confor­me a la perspectiva de Cari Hemple, las leyes que se requieren las explicaciones nomológico-deductiva no quedan adecuadamente definidas si las caracterizamos como enunciados verda­deros de forma universal. Según él, esta caracterización expresa una condición necesaria pero no suficiente de las leyes en cuestión. Y, a continuación, se pregunta en qué se distinguen, pues, las leyes genuinas de las generalizaciones accidentales.

González, M.C., Temas de pensamiento científico, Buenos Aires, Eudeba, 2003, p. 74.

Trabajos prácticos de aplicación

11. En los fragmentos que siguen busque y marque:

a) Las citas

b) El autor que aparece citado

c) ¿Son reproducciones exactas o no? ¿Cómo es posible darse cuenta?

d) ¿Para qué se usan?

Fragmento A

El concepto de acción

Todo intento de comprender el significado de la expresión “relación social” nos lleva inevita­blemente al análisis de los términos “interacción” y “acción”. “Acción” es el término teórico más simple de la sociología, y procederemos ahora a analizarlo antes de pasar a mostrar cómo pueden basarse en él las construcciones teóricas más complejas de esta disciplina. Según Max Weber, en cuyo análisis de los conceptos fundamentales de la sociología la no­ción de “acción” desempeña un papel fundamental, el carácter definitorio de la acción es su “sentido”. Así en su famosa definición, dice: “en la acción está contenida toda la conducta humana en la medida en que el actor le asigna un sentido subjetivo”.

Sociología. Material de cátedra, Buenos Aires, p. 144.

Fragmento B

Radicalismo y democracia (1916-1930)

La sociedad y el Estado en la perspectiva radical

El triunfo electoral de la Unión Cívica Radical en las elecciones presidenciales de 1916 es el punto culminante de un proceso de transformación de la estructura política y social de la Argentina que se remonta a las últimas décadas del siglo pasado. […] El prestigio de la Unión Cívica Radical, convalidado a través de las urnas, se debió, sin duda, a la sagaz percepción de las falencias de que adolecía el sistema político argentino. De hecho, la propaganda radical se centró en un ataque de naturaleza moral a las característi­cas de los gobiernos de la oligarquía y a la demanda de nuevos cauces para la representa­ción popular, planteos que constituyeron la esencia ideológica de la Unión Cívica Radical. Ello se tradujo en la formulación de vías de acción que sintetizaron la lucha de la “causa” frente al “régimen” hasta la aplicación de la ley Saenz Peña: revolución, intransigencia y abstención. “Con la Revolución -afirmaba Irigoyen- se propuso mantener en pie de perma­nente rebeldía, en la conspiración constante, a la ciudadanía argentina, contra los usurpadores del poder.”[5]

Introducción al conocimiento de la Sociedad y el Estado, Buenos Aires, Eudeba, 2001.

Trabajos prácticos de revisión

En estos trabajos se revisan no sólo los conceptos de este capítulo sino también de capítulos anteriores.

12. En el capítulo 2 de este libro, dijimos que la lectura del paratexto permite formular hipótesis acerca de lo que se va a leer.

a) Lea todo el paratexto del artículo periodístico que sigue y formule sus hipótesis acerca del tema a tratar. Escríbalas en su cuaderno de notas.

IMAGEN 39

IMAGEN 40

b) En el Capítulo 3 de este libro, dijimos que ciertos términos de uso cotidiano adquieren un significado específico según una teoría o una disciplina. ¿Qué relación encuentra usted entre esto y el término “insignificancia” que aparece en el título del artículo?

13. En el segundo párrafo del artículo que usted acaba de leer se comunica la noticia de que se realizará un encuentro académico sobre el pensamiento de Castoriadis. En el resto del texto apa­recen características de las explicaciones que hemos visto en este capítulo.

a) Relea el apartado: “Estructura de la secuencia explicativa”, para ayudarse a realizar esta consigna. Marque en el artículo las siguientes partes de la estructura explicativa:

Presentación del tema

Interrogante implícito

Desarrollo de la explicación

b)   Relea también, en este capítulo, el apartado “Los procedimientos más habituales dentro de las explicaciones”. Trate de identificar en el desarrollo de la explicación los siguientes procedimientos:

Datos biográficos de C. Castoriadis.

Explicación del concepto que da título al artículo.

Citas: ¿a quién pertenecen? ¿para qué están?

14. A partir de la lectura que acaba de realizar trate de escribir en su cuaderno de notas, y en pocos renglones, una síntesis de quién es Castoriadis, cuál es su importancia en la historia del pensamiento y en qué consiste el concepto de “insignificancia”, según lo que se dice en el artículo.

15. El fragmento que sigue ha sido extraído de un libro de estudio universitario. Luego de leerlo, trate de responder las preguntas que están a continuación.

El siglo de las luces: el dieciocho

Las ideas principales

[…]

Al siglo XVIII se lo denominó el Siglo de las Luces debido a la importancia que le conce­dían los pensadores o filósofos sociales a la Razón. Definida ésta como la capacidad intelectual de lograr deducciones lógicas a partir de la realidad observable, según lo resu­me Hazard. Esto merece varias aclaraciones ya que es quizá el concepto medular de la época. En primer lugar, la idea de deducir lógicamente es novedosa y crítica respecto de siglos anteriores (sobre todo de la Edad Media) ya que implica buscar procedimientos intelectuales que puedan demostrarse y fundamentarse más allá de la autoridad o dog­ma que lo enuncie: se parte de la realidad, de la experiencia y no de Verdades Absolutas como sostenía la filosofía teológica.

En segundo lugar, estas deducciones permiten establecer leyes generales que, como ya se dijo, explican los fenómenos naturales sin recurrir a la mención de la voluntad divina. Esta búsqueda de regularidades, por lo tanto, será la nueva tarea de la ciencia, cada vez más alejada del pensamiento medieval. En tercer lugar, la idea de esta Razón deductiva y crítica es universal, es decir que, todos los hombres de todos los pueblos de mudo poseen la misma capacidad. Esto, como veremos más adelante, no significa que todos logren los mismos resultados.

Puede decirse, entonces, que el modo de conocer y de explicar los fenómenos es racional cuando se parte de dicha capacidad para establecer y descubrir regularidades, las cuales deben tener validez universal. Esta pretensión iluminista caracterizó a la ciencia europea y occidental hasta el siglo XX que, como se verá luego, relativizó dichos supuestos.

Lischetti, Mirtha, Antropología, Buenos Aires, Eudeba, 2004, p. 76.

a) Intente formular la pregunta implícita -general- que este texto responde e indique en qué parte del texto está la respuesta.

b) Como usted ya debe haber observado, todo el fragmento responde a la pregunta “¿Por qué el siglo XVIII se llama el Siglo de las Luces?” Además el desarrollo de la explicación responde a otras preguntas. Identifique en qué lugar del texto están las respuestas:

  • ¿Qué es la Razón según el texto?
  • ¿Qué es una deducción lógica?
  • ¿Qué permiten hacer las deducciones?
  • ¿Qué influencia tuvieron sobre el desarrollo de la ciencia?

c) ¿Para qué se menciona al autor Hazard?

d) A partir de sus respuestas a la pregunta b), enumere las principales ideas del siglo XVIII.

16. Lea este otro fragmento -si fuera necesario, relea el apartado sobre reformulaciones- para poder contestar las preguntas que siguen:

¿Enunciador o enunciadores? ¿Quién, a quién y sobre quién?

¿Quién habla en un diario? ¿Cuántos enunciadores aparecen? La respuesta es comple­ja, aún en situaciones simples: algunos lingüistas han abordado el problema. Para van Dijk (1980), por ejemplo, el discurso periodístico en general es impersonal debido a que no lo produce ni expresa un individuo en particular sino organizaciones institucionalizadas, ya sea públicas o privadas. […] Es decir que, habitualmente, no leemos un diario sola­mente por un autor/periodista en particular, sino por las características generales del diario. Por algo los diarios tienen nombre. […] Podemos afirmar, entonces, que cada diario (o cada medio en general), construye una figura de “enunciador global”, que sin ser una persona física se constituye en la voz del diario […]. De esta forma es común escuchar o leer frases del estilo “Clarín dijo…”, “El matutino publicó las declaraciones de…”, sin advertir que el nombre de un producto, una marca en definitiva, no puede ser el verdadero agente de esas acciones.

Raiter, A., et al., Representaciones Sociales, Buenos Aires, Eudeba, 202, p. 55.

a) ¿Por qué cree usted que el texto comienza con preguntas? (relea en este capítulo, el comien­zo del apartado “La secuencia explicativa”).

b) ¿Qué función tiene la cita del autor van Dijk? (ampliar una explicación, introducir una definición, dar un ejemplo, reformular un concepto). Introducir un punto de vista.

c) En el fragmento aparece una reformulación. Identifique:

  • a. La reformulación
  • b. El conector de reformulación
  • c. El concepto reformulado

d) En el fragmento aparece la definición de “enunciador global”, ¿qué verbo se utiliza para definir?

e) Trate de contestar con sus palabras las dos preguntas iniciales de este fragmento. Escriba en su cuaderno la respuesta.

 


  1. Secuencia: unidad relativamente independiente que es parte de una estructura mayor. En estos casos se trata de una parte de los textos, así como en el cine, una secuencia es una sucesión de planos dentro de una película.
  2. El relato cotidiano es oral y generalmente contiene los hechos del día, alguna anécdota o hecho insólito que vivió o presenció quien lo cuenta. Se transmite entre compañeros de trabajo, amigos, familiares, en forma presencial, telefónica o informática.
  3. Cuando decimos “objeto” no nos referimos a un objeto concreto, sino en general a un “objeto de conocimiento”, que puede ser concreto o no.
  4. Smith citado por Heilbroner, R. L, The worldly the philosophers, New York, Simón &Schuster, 1986, pag. 302.
  5. Irigoyen, H., Mi vida y mi doctrina, Buenos Aires, Raigal Chama. P. , Lombardo, P.,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *